01/16

Volver

La fuerza expresiva del teatro

Heraldo de Aragón

Joaquín Melguizo

¿Cual es el camino que nos conduce a la felicidad? ¿Que circunstancias pueden hacer que termine imponiendose la infelicidad? ¿Como llegamos a la conclusion de que no se nos necesita? Estas son algunas de las preguntas que nos asaltan mientras asistimos a la brillante travesia que nos propone Titizna Teatro con su ultima creacion. Distancia Siete MInutos es un viaje emocional, de sensaciones, que comienza en clave de comedia para terminar dandonos un dramatico puñetazo en el estomago. Juega con tres elementos, aparentement inconexos, pero con una profunda interrelacion dramaturgica. La mision espacial “Curiosity”, lanzada por la NASA en 2011 para situar en el suelo de Marte un robot de exploracion, una plaga de termintas y Felix, un joven juez que se ve obligado a abandonar su casa debido a la presencia de los insectos y se instala en la casa de su padre.

Como es habitual en los barceloneses, Pako Merino y Diego Lorca son responsables del texto, de la interpretacion y de la puesta en escena, y en las tres facetas se muestrn, una vez mas, rotundamente sobresalientes. Jordi Soler i Prim ha realizado una escenografia en el mas puto estilo Titzina: minimalista, adaptable, con una enorme capacidad de transformacion, con esa neutralidad capaz de sugerir cualquier espacio y puesta al servicio del desarrollo de la accion dramatica. Elemento fundamental en la puesta en escena hasta el punto de casi convertirse en un personaje mas. Magnifica la iluminacion que ha diseñado Miguel Muñoz y muy acertado el espacio sonoro de Jonatan Bernabeu.

Con estos elementos Titzina compone una puesta en escena impecable, imaginativa, original, expresiva, de gran precision y de enorme fuerza visual y narrativa, en la que brillan dos actorazos que nos llegan, nos hacen reir, nos conmueven y nos hacen sentir la fuerza expresiva del teatro.