02/18

Volver

Atahualpa y el oro

Diario de Mallorca

Rafa Gallego

Un duelo dialéctico, entre la filosofía ancestral y la lógica de mercado; un directivo español – uno de esos negociadores sin demasiados escrúpulos -, de una multinacional minera que pugna por el oro y por la “razón” con el líder de una comunidad humilde, del norte del Perú, por ejemplo. Es el punto de partida de una pieza que tiene la virtud, entre otras, de plantear mil preguntas y quizá el pequeño defecto de brindar demasiadas respuestas.

En el combate entre el capital y la pachamama, desigual por supuesto, se refleja el pasado: el encuentro histórico, mítico y multidiferenciado entre el conquistador Pizarro y el rey inca Atahualpa, que acabó en baño de sangre, lo que viene siendo un genocidio, vaya. Todo para recordarnos que las coordenadas de la historia tampoco han cambiado tanto. De hecho, el expolio continúa, y también las luchas modestas que, desde el punto de vista del humanismo, no suelen acabar bien (Los indígenas Chiapas o de la Amazonia, los Mapuches…por seguir con los ejemplos sin salir de América Latina). De todo ello nos hablan Pako Merino y Diego Lorca, reincidentes en el Teatre del Mar (No hace mucho vinieron con la excelente Distancia Siete Minutos), y también de la deshumanización de Occidente y de lo difícil que resulta no venderse.

Quizá más trágicos y menos irónicos que en otras ocasiones – y también más pedagógicos – vuelven a demostrar que son especialistas en desplegar temas esenciales, discursos necesarios, a través de diálogos trabajados y de una escenografía eficaz, y siempre manteniendo el pulso del teatro documentado, elementos indisociables del sello Titzina